10 de noviembre de 2009

"AMOS DE LA MUERTE: LOS EINSATZGRUPPEN Y EL ORIGEN DEL HOLOCAUSTO", Richard Rhodes

Creados para hacer de coche escoba de las unidades de la Wehrmacht en su expansión hacia el este, arrasando a su paso las localidades sometidas ya al control alemán, los pelotones de ejecución conocidos como los Einsatzgruppen tuvieron el honor de poder mostrar al mundo la excelente capacidad de compromiso y vinculación total a la causa del buen soldado alemán.

Miles de hombres los integraban, divididos a su vez en distintas unidades y subgrupos de difícil pronunciación y con diferente responsabilidad y, si bien entre ellos no eran pocos los hombres que, por no poder controlar la angustia y ansiedad a la que alguien que se pasa el día fusilando a centenares de personas -muchas de ellas mujeres y niños indefensos- es posible que se vea sometido, abandonándose al refugio del alcohol, el padecimiento del insomnio o el gusto por el delirio (cuando no a un completo abandono del menor atisbo de humanidad, engendrando auténticas bestias sádicas) la historia nos revela que se las apañaron bastante bien para, ellos solitos, pasarse por la piedra a un número de víctimas mayor que el producido por el conjunto de todos los campos de concentración nazis.

un día en la vida del fusilero

Richard Rhodes detalla minuciosamente multitud de episodios protagonizados por los Einsatzgruppen, reseñando en cada ocasión localidad, fecha, número de víctimas y método de ejecución empleado, pues a pesar de su aparente poca versatilidad, cuando de acabar con varios miles de personas al día se trata, el ingenio humano es puesto a prueba y nacen así sistemas tan ingeniosos y eficientes como el sardinenpackung, que disponía a cada nueva hornada de futuros fiambres tumbados boca abajo sobre los cadáveres de sus predecesores, formando largas filas de nucas bien expuestas al tiro de gracia del alemán que estuviese de ronda en ese momento en la zanja.

4 comentarios:

  1. Anónimo17:44

    Por supuesto este libro esta escrito con el beneplacito de los judios americanos, que muy a pesar de todos los que critican a las manzanas podridas del nacional socialismo, son los que engordan las cifras y siguen reclamando hoy en dia indemnizaciones millonarias al estado aleman.
    Es curioso que no exista ningun libro, serie o documental, en el que se hable de la camaraderia, amistad, y honor de las tropas alemanas, (por no comentar sobre los bombardeos aliados sobre ciudades sin ningun tipo de tropa o destacamento militar, Ej: Dresden), ah claro... los alemanes (todos) eran incapaces de sentir, tener familia o amigos, eso es algo que solo esta reservado a los vencedores. Por otro lado el señor Simon Wiessenthal, famoso caza nazis, en mas de una ocasion se dedico a mentir sin pudor respecto a su vida y obra, diciendo que habia estado en 12 campos de concentracion, y aun asi habia terminado con vida, alguno de sus compatriotas que si estuvieron internados en algunos campos, le acusaron de mentir en ese aspecto, ya que no coincidian las fechas que el argumentaba con las que el campo en cuestion estuvo en funcionamiento. Gran libro, si señor, pero como todo lo referente a la soah, esta excesivamente adornado para tocar fibras sensibles.

    ResponderEliminar
  2. Lo tuyo con los judios es de hacérselo mirar. No se puede estar continuamente amparándose en la comparación para librar de culpa al nazismo. Su maldad y destrucción está suficientemente probada y, por si no bastase con eso, resulta que en este preciso momento me ha apetecido hablar sólo de ello, sin importarme lo más mínimo cómo las gastaron los judios o Ghengis Khan y sus mongoles. Por otro lado, no me alimento sólo de maldad alemana, no tengo especial fijación con ellos, así que si quieres recomendarme algún libro en el mismo tono pero con las tornas invertidas lo leeré encantado.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo1:15

    en general todas estas matanzas que ocurren en todo el mundo son un reflejo de lo complicado y obsurdo que es el ser humano la razon su egoismo, su ambision sus miedos y todas esas tonterias que nos inculcamos toda la vida y es triste como seguira pasando la historio y segiremos cometendo estas bajesas creo que como especia no deberiamos de existir tanto por la gente que hace el mal como pñor la gente que se deja que se lo hagan

    ResponderEliminar
  4. De Richard Rhodes hay que leer su libro sobre el proyecto manhattan i la bomba atomica, no esta traducido pero vale muchisimo la pena.
    Puede que le de una oportunidad a este pero sobre los grupos de la muerte ya tuve suficiente con las benevolas de jonathan little que viendo la tematica de este blog supongo que ya habras leido.
    Un saludo y felicidades por el blog.

    ResponderEliminar